Curiosidades, hechos y mitos sobre la lengua polaca

1. En el mundo entero hay alrededor de... ¡50 millones de personas que hablan polaco! Por supuesto la mayoría vive en Polonia, pero hay varios países donde hay muchos hablantes de polaco como los Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Israel, Argentina, Brasil o Bielorrusia. Los encontraremos también en Dinamarca, Estonia, Serbia o... Nueva Zelanda.  :)

2. El idioma polaco pertenece al grupo de las lenguas eslavas, igual que el ruso, ucraniano, checo o serbio. Aunque existen muchas similitudes entre el polaco y las lenguas de nuestros vecinos del sur y del oeste, se puede encontrar varios "falsos amigos", es decir, palabras que se parecen mucho pero tienen un significado totalmente distinto. Por ejemplo, la palabra "frajer" en polaco (una persona que es muy ingenua, a la que es fácil engañarla) no tiene mucho en común con la "frajer" checo (una chico guapo, que se presenta bien). :) ¡Ojo! También existen falsos amigos entre el polaco y las lenguas no eslavas, como por ejemplo "ordinary" en inglés que se parece mucho a "ordynarny" en polaco (que al contrario al significado de la palabra en inglés, describe a algo vulgar, grosero). :)

3. La primera frase completa en polaco viene del Libro de Henryków de 1270 y es una descripción de la vida cotidiana de aquellos tiempos. El marido dice a su mujer: "Daj, ać ja pobruszę, a ty poczywaj" (que se aproxima al significado de "Descansa cariño, hoy yo voy a fregar"). Es una prueba irrefutable de que las raíces del feminismo polaco llegan al siglo XIII.  :)   

4. A los polacos les encanta usar diminutivos: un cafecito con una galletita, una pequeña infusión con limoncito, 2 kilos de patatitas, un gatito blanquito… ¡Ojo! Una información importante a los que empiezan a estudiar polaco: ¡también se puede dar forma diminutiva a los nombres de personas! Por ejemplo: Ola, Olunia, Olusia, Oleńka u Olka son todos diminutivos del nombre de... Aleksandra. :)   

5. Además de los saltos de esquí, el fútbol y el uso de diminutivos, otro deporte nacional de los polacos es la formación de palabras. :) Por ejemplo, del verbo "lecieć" (volar) se puede formar las palabras "wylecieć", "nalecieć", "ulecieć", "polecieć", "przelecieć", "przylecieć" etc.… ¡y cada una de ellas tiene otro significado! Si ya habéis participado en nuestros talleres de la lengua coloquial, sabéis que es una parte del idioma que goza mucho de la formación de palabras. :)   

6. El alfabeto polaco (como la mayoría de los alfabetos europeos) se creó en base al alfabeto latino y tiene 32 letras. Sin embargo, 9 de ellas no existen en ningún otro idioma... Son las siguientes: ą, ć, ę, ł, ń ó, ś, ż, ż. Aunque estas letras que parecen crujir al pronunciarlas no dejan dormir bien a los extranjeros, son una manía de los polacos que las usan con mucho orgullo. La palabra que en 2010 ganó en un ranking de la palabra polaca más bonita fue... "źdźbło" (una brizna). El jurado tomaba en cuenta también "szept" (murmullo), "brzdęk" (retintín) y… "szeleścić" (crujir). :)   

7. Aparte de las "letras que crujen", existe otra herramienta de torturas para los extranjeros: los dígrafos , es decir cz, ch, sz, rz, dz, dż y dź. Hay varias combinaciones de estos, que luego crean trabalenguas como "Chrząszcz brzmi w trzcinie w Szczebrzeszynie". No os preocupéis, los polacos también tienen problemas para pronunciarlo bien. :)   

8. Acorde a 3 fuentes importantes: el internet, la opinión pública y los científicos estadounidenses, el polaco es una de las lenguas más difíciles del mundo. Los éxitos de nuestros estudiantes con el polaco contradicen a esta teoría. ¿Tenéis dudas? ¡Os invitamos a participar en nuestros cursos! :)